Etiquetas

2.22.2012

Confiados



Uno de los nuevos temas que he incluido en este renovado blog es acerca de nosotros, es decir de mi familia de 3, papá, mamá (YO) e hijita.  En serio que la bendición de tener una familia es enorme, nunca imagine la felicidad tan grande que esto acarrea, lo que también es cierto, es que trae responsabilidades, compromisos, deberes etc. pero la alegría, la plenitud y la felicidad que brinda ese complemento familiar para mi es invaluable, y al lado de los deberes la felicidad es mucho mas grande, así que las responsabilidades y cargas quedan opacadas.

No quiero decir con esto que no tenemos días grises, como toda familia los hemos tenido y se que los tendremos una y otra vez, Dios nos hace mas fuertes y nos une mas aun en medio de los días grises. Es por eso que los días grises y difíciles son una verdadera bendición, es donde nos damos cuenta que Dios esta trabajando y obrando en cada día de nuestras vidas, y somos bendecidos. 

Estamos pasando por decisiones, estamos pasando por perdidas materiales, pero a veces es necesario deshacerse de esas cosas que te sirven pero, pero, pero, te traen intranquilidad, tu paz se ve afectada por ciertos objetos. Hemos decidido deshacernos de un objeto útil pero que nos ha dado intranquilidad y es difícil, es difícil despojarse de cosas, pero se que Dios va a traer paz a nuestro corazón con un reemplazo o con estrategias para que no sintamos la ausencia de esta perdida. Dios sabe que nosotros confiamos en Él, y que sabemos que no nos va a dejar solos en esto, el lo sabe y nosotros sabemos que sabe, nuestra relación con Él es de mucho hablar así que no hay supuestos, el sabe que nosotros sabemos y nosotros sabemos que Él sabe que nosotros sabemos que Él sabe.  

Esa es nuestra relación familiar con Él, le dejamos todo y nos despojamos de los problemas que nos aturden para que el tome las riendas y solucione todo, eso es lo que nos hace la vida fácil en los días grises pero también en los días soleados, y que rico! que rico vivir en esa tranquilidad, en esa confianza, en esa paz de saber que nosotros hacemos lo que debemos hacer y que es nuestra parte, pero por el otro lado Él esta haciendo que todo lo demás funcione. 

Si tu no crees posible que Dios escucha aun nuestras angustias mas mínimas, o los problemas mas superfluos, estas equivocada, Dios se interesa en todo acerca de nosotros, quiere escucharnos cuando estamos en nuestros ciclos hormonales, cuando se nos arruino la pintura de uñas también, Él escucha si nuestro perrito se enfermo y nos preocupa así como también si tu hijo o hija esta enfermo y  no puedes comprarle medicinas. Él escucha todo, TODO, todo lo que tu quieras contarle, porque tu y yo le importamos. Pero lo que mas me gusta es que escucha también cuando vengo a decirle que fui mala con una persona, que fui dura con mi esposo, que simplemente me porte mal y que quiero cambiar, Él me oye y no me acusa, sino que como un mejor amigo escucha mi sentir y me aconseja con su palabra, en serio Él es el mejor Padre, no me regaña, no me castiga, sino me instruye con todo el amor. 

No quisiera confiar mas que en Él, no pongo mi confianza en nadie mas que solo en Él, porque es el perfecto Padre que educa y corrige a sus hijos en el mas profundo amor. A veces rió con Él y a veces lloro con Él como en esta tarde lo he hecho, y saben que, me encanta desahogarme con mis amigas o mi esposo pero desahogarme con Dios y sentir como el puede desnudar mi corazón me llena de un desahogo verdadero y genuino. Puedo decir: "Que rico llorar con el Señor...!"

Escribo esto para animarte a que tengas un par de minutos para hablar con Dios, serán los mejores dos minutos invertidos en tu día, no vas a arrepentirte de hacerlo. Y te prometo que si lloras vas a decir lo mismo que yo: "Que rico llorar con el Señor...!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada